EL "PROBLEMA ESPAÑOL"   
No votes guerra ni manipulación, no votes PP - VOTA IU

Que Aznar pida perdón

Mª BLANCA BLANQUER - Ex directora general de la Generalitat - 28.5.04

No se entiende que hayan sido necesarias unas fotos para descubrir el sadismo en el ejército de un pueblo que exigía América para los americanos y ahora también reclama para ellos el absoluto control material y espiritual de todos los pueblos del mundo; siempre, claro está, que en ellos se encuentre alguna fuente de riqueza que explotar en el propio beneficio.

Las huellas de sus guerras permanecen indelebles por allá donde pasaron: Corea, Vietnam, Afganistán con sus reportajes en Guantánamo y un largo etcétera. De su forma de entender la democracia es muestra el tratamiento que reciben los presos y los inmigrantes que desarrollan en su suelo las más humildes tareas. De su sentido de entender la libertad, la férrea censura moralista que tapa bocas, cubre imágenes y se escandaliza por la exhibición en vivo y en directo de una teta femenina mientras produce películas con los más abyectos crímenes y pornografía.

Han destrozado Iraq. Han sembrado de muertos el país y de torturados las cárceles, se han cobrado en un año más víctimas que el propio Sadam en una década, sin tener en cuenta que quizá los subyugados preferían sufrir a manos de sus propios déspotas que a causa de los ejércitos de ocupación.

Winston Churchill dijo que la democracia era el menos malo de los regímenes. A estas alturas podemos preguntarnos si no es el peor para los pueblos que se rigen por principios de índole religiosa que no compartimos, pero para ellos significan su irrenunciable escala de valores. Son otras culturas, otros hombres, no podemos uniformar las mentalidades y mucho menos hacerlo selectivamente, como esos a los que el señor Aznar se asoció con la complicidad de su camarilla y ni siquiera la de sus votantes que se lanzaron a la calle rechazando la guerra.

No se puede imponer la democracia a costa de las vidas. Otra cosa sería que se mostrase como un ejemplo de participación y solidaridad con los problemas sociales, internos y externos, con un concepto universal de las necesidades humanas, creando los cauces para paliarlas.

En nombre de Dios empalábamos a los indios paganos y en nombre de la democracia torturamos a los seres humanos. La Cruz Roja Internacional ha manifestado que lo que sabemos es sólo la punta del iceberg y la corresponsabilidad es del trío que se reunió en las Azores. Según el ex presidente Aznar, nuestra colaboración era humanitaria pero ahora ya sabemos que el trato era inhumano. ¿Mintió el ex presidente, como lo hizo con las armas de destrucción masiva? ¿No se enteró de nada? ¿Tiene idea de lo que significa la responsabilidad por omisión? Bush y Blair se han apresurado a pedir disculpas, incluso utilizando la lengua árabe. Aún estamos esperando que Aznar, en su propio nombre y el de los suyos, tan situados en las pantallas y medios de comunicación de sus Urdazi, asome su rostro para hacer lo mismo: por haber asegurado la existencia de esas armas sin prueba alguna, por humillarnos sometiéndonos al imperialismo angloamericano, llevarnos a una guerra no querida, fingir una ayuda humanitaria con un ejército armado hasta los dientes, ser coautor o cómplice de torturas, señalar rotundamente, sin pruebas, a los autores del terrible atentado de Atocha. Y con un especial apartado por lamentar la retirada de nuestras tropas que no seguirán coadyuvando en la guerra que no acaba, en una reconstrucción que, rayando el ridículo, ha de recurrir a altos mandos del depuesto Sadam para que colaboren. Aunque no sepa árabe, aunque se expresa en ese catalán que íntimamente chapurrea, aunque se lo monte de becario de Bush en pago de los (malos) servicios prestados. Aznar ha de pedir perdón.

Que el PP haya participado en la guerra que continúa con la ocupación de Iraq no debe extrañarnos porque ellos tampoco entienden el verdadero sentido de la democracia. Han censurado hasta la saciedad el tripartito catalán y el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Si un partido político alcanza la mayoría absoluta, se le acusa de rodillo; ante coaliciones, de debilidad. España ha de seguir siendo una, grande y libre; pero en este país hay muchas Españas, hoy autonómicas y en un día no muy lejano federadas, diversas ideologías tan demócratas que son capaces de compartir responsabilidades políticas y de gobierno, que podrán o no quebrarse, pero al menos demuestran la capacidad para hallar puntos de encuentro que nos permitan avanzar. Como hace ya casi tres décadas para consensuar la Constitución española, que en ningún caso se ha mostrado débil en sus años de vigencia.

Con esta actitud exclusivista, el PP demuestra que tampoco cree en la Europa que surgirá de la estructuración de diversas ideologías ofreciendo, a cambio de algunas áreas de renuncia propia, la riqueza que proviene de la unidad que pretendemos construir, no sólo económica, sino ante todo y sobre todo solidaria en lo social; para ellos Europa es la despensa que otros llenarán sin pensar que quien recibe está obligado a dar, que hemos de crear un bloque continental fuerte, cohesionado, capaz de frenar el imperialismo americano, cerrar el arca de su potencial económico que tanto se parece a la caja de Pandora.

La democracia europea sí que puede ser un ejemplo a seguir por otros países en el conflicto social que hemos creado a causa de la industrialización que ha dividido el mundo para convertir una parte del mismo en simple lugar de explotación, vulnerable, fuera de nuestra identidad, excluido del sistema de nuestros valores que según el concepto expresado por Albert Schweitzer es la reverencia por la vida que fomenta el despliegue de las facultades específicas del ser humano; ya que, como señala Erich Fromm, las normas necrófilas conducen siempre a la disfunción.

Hemos de ser parte en la gestión del mundo cuyas dificultades nunca son insuperables. Desde la paz.

Que Aznar pida perdón.

 

  SEGUIMIENTO DEL 11 DE MARZO DE 2004

E S P A Ñ A   16 de marzo del 2004
La responsabilidad de Aznar en el 11-M
Fernando Báez
Rebelion

"El régimen iraquí tiene armas de destrucción masiva. Yo he visto las pruebas"
José María Aznar, marzo de 2003

El día 12 de marzo de 2004 más de once millones de personas marcharon por las calles de la capital y ciudades de España, en una demostración de repudio a los ataques del 11 de marzo, que dejaron un saldo de doscientos muertos y miles de heridos en Madrid. Al frente de una de esas marchas iba un hombre que ya sabía quién era el autor material de ese atentado salvaje y lo ocultó por conveniencia política: ese hombre era José María Aznar, quien lucía descompuesto, reacio a la conversación, convulsionado, pero cínico, inquieto porque sus órdenes de culpar inmediatamente a la ETA no habían convencido a nadie. Más que el dolor por el desastre, estaba preocupado porque la verdad podría afectar la ventaja que ya tenía el Partido Popular en los comicios generales españoles del 14 de marzo. En un ataque de ira, dispuso que todos los embajadores acusaran directamente a ETA, a pesar de que ya se conocía en el Ministerio de Interior que todos los hallazgos apuntaban en otra dirección.

Hoy sabemos que este ataque artero fue la respuesta al apoyo que brindó Aznar a la invasión de Irak y a la absurda colaboración que han brindado en Irak y Afganistán las agencias de inteligencia españolas a la persecución y detención de numerosos miembros de Al Qaeda, cuya lucha estaba dirigida a los Estados Unidos e Israel, sus enemigos naturales. Ahora España es un objetivo militar de los más violentos movimientos fundamentalistas del planeta debido a un grave error político.

La razón del ataque en época electoral, que hizo pensar que los responsables eran los grupos relacionados con la organización separatista vasca Eta, obedece a que los grupos radicales islámicos, conscientes de la manipulación del Partido Popular, consideraron oportuno provocar un efecto electoral contrario a los intereses de este bando. Entre otras cosas, Al Qaeda se ha propuesto que salgan las tropas españolas de Irak y además detener a un aliado de Bush en un momento crucial, sobre todo después de que se confirmara que la guerra se hizo en nombre de una falsa excusa, pues nunca aparecieron las armas de destrucción masiva.

Las mentiras de Aznar sobre este acontecimiento se harán cada día más visibles. Baste decir que los servicios de inteligencia españoles tenían suficientes indicios de los planes de un ataque inminente de Al Qaeda en España. Como se recordará, en el año 2002 fueron detenidos dos árabes acusados de pertenecer al grupo de resistencia islámico Al Qaeda en la localidad de Hospitalet de Llobregat, en los suburbios de Barcelona. Los detenidos fueron identificados como el argelino Atmane Resall y el marroquí Najib Chaib Mohamed. En enero de 2003, la policía española detuvo en Cataluña a 16 miembros de Al Qaeda con planes para un atentado. Lo curioso es que se creía que sería en New York y no en Madrid. Algunos de estos hombres eran miembros del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), una escisión del Grupo Islámico Armado de Argelia (GIA).

La presencia de Al Qaeda en España no era un secreto para nadie. Desde hacía años, el juez Baltasar Garzón procesaba a Osama Bin Laden y a otros 34 presuntos miembros de Al Qaeda en relación con los atentados perpetrados en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, y se basaba en el hecho, absolutamente cierto, de que en España se ultimaron los detalles de los ataques. Entro otras decisiones, se había procesado a Imad Eddin Barakat, alias Abu Dahdah, y se conocía que los escenarios de los atentados fueron seleccionados desde 1997 cuando Ghasoub Al Abrash, el hombre más cercano a Ghaleb Kalaje, responsable financiero de la célula española, visitó Estados Unidos para grabar cintas de video con los blancos y objetivos, que luego fueron enviadas a Abu Khaleb, dirigente de Al Qaeda en España en 1998. Es imposible olvidar que antes del ataque del 11-S, Mohamed Atta estuvo en España y se reunió en julio de 2001 con Binalshib en Tarragona. La primera vez que se detecta la presencia de Atta en España fue el 4 de enero de 2001, fecha en la que llegó al aeropuerto de Barajas. El 17 de julio compró un billete para los Estados Unidos en Tarragona. Fue en Cataluña donde se ultimaron los detalles del 11-S. En esa labor, contribuyeron Belfatmi, residente en los alrededores de Reus y un hombre llamado Chebli, marroquí conectado con Abu Dahdah y con el integrante de la célula que éste dirigía Amer Azizi, encargado de todo lo relacionado con el reclutamiento de marroquíes en Madrid para la acción.

En mayo de 2003 había sido atacada la Casa de España, en Casablanca, por un grupo próximo ideológicamente al-Qaeda. Tres suicidas penetraron en el recinto tras degollar al vigilante del establecimiento y dos de ellos hicieron estallar en el restaurante del centro los artefactos que portaban, mientras que el tercero hizo explotar el suyo en el patio de la Cámara Española de Comercio, colindante. Murieron 43 personas, entre ellas 3 españoles: Domingo Mateo Taizeira, el empresario catalán Manuel Albiach y el empresario andaluz Francisco Abad. Los terroristas suicidas eran marroquíes, miembros de Assirat al-Moustaqim o la Salafia Jihadia. Cuando ocurrió este ataque, ya era obvio que España había entrado en la lista de los radicales.

A esto debe sumarse que el Ministerio de Defensa Noruego conocía un documento de Yusuf Alairi, colaborador cercano de Ben Laden, donde se advertía que sería lanzado un ataque en España durante las elecciones, una información a la que se restó importancia.

El 11-M forma ahora parte de la historia universal de terror de nuestro tiempo. Pero es un acto que no se comprende mientras no se asuma que el modo de evitar acontecimientos como éste en el futuro no sólo consiste en pedir a los gobiernos que persigan a los terroristas, sino también en atacar la causa principal de su aparición: la cruel intervención política y militar de Estados Unidos en todas aquellas naciones árabes que poseen petróleo y en el problema entre Palestinos e Israelíes. En el caso de España, no puede continuar esta solidaridad automática con los desmanes del Presidente Bush.

Los costos de esta alianza son macabros: 62 militares murieron en 2003 cuando el Yakovlev 42 donde regresaba de Afganistán cayó a tierra. El 20 de agosto de 2003 murió Manuel Martín-Oar en el atentado contra la sede de la ONU en la capital iraquí. El 9 de octubre murió el agente José Antonio Bernal Gómez. El 26 de octubre murió el sargento Luis Puga Gandar en Diwaniya. El 29 de noviembre murieron 7 agentes del Centro Nacional de Inteligencia (Alberto Martínez, Alfonso Vega Calvo, José Carlos Rodríguez Pérez, José Merino Olivera, Luis Zanón Tarazona, Carlos Baró Ollero y José Lucas Egea). Ya antes habían muerto por "fuego amigo" los periodistas Julio Anguita Parrado y José Couso), y ahora 200 muertos y miles de heridos engrosan esa lista.

¿Por qué el 11-M? La respuesta a esta delicada pregunta sólo la tiene Aznar y creo que ya es hora de que confiese al pueblo español en qué ha consistido su apoyo a Bush. Si dice la mitad de la verdad de lo que han hecho las agencias de inteligencia en Irak y Afganistán, todo quedará explicado.

* Fernando Báez es autor de "Historia universal de la destrucción de libros" (Destino, 2004)


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CGT - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro - Convenios ColectivosConvocatorias  - Convocatorias defensa FERROCARRIL  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Economía -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. Esperanto e Izquierda -  EuropaFormación -  Fotografía - HumorHUELGA GENERAL  - Infancia - LegislaciónLiteratura Marxismo - Memoria HistóricaMéxico - Mujer-   Mundo Insurgente - Mundo del Trabajo -   No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  República Española -   Resoluciones  - Rusia - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades


Sito Web de la Agrupación de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid  http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Accesos a esta página desde el 19 de agosto de 2002:
Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario. PAGINA PRINCIPAL DE WWW.PROFESIONALESPCM.ORG
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES