MOVIMIENTO ANTIGLOBALIZACIÓN


¿Vale todo en el mercado de futuros?  Creación de mercado de futuros para apostar sobre posibles actos terroristas.

18 de agosto de 2003


Anda el personal algo revuelto con las declaraciones de intenciones en las
que se afirma que el Pentágono ha descartado la creación de un mercado de
futuros para apostar sobre posibles actos terroristas.
En los titulares de la prensa estadounidense y británica se afirma que DARPA
(Defense Advanced Research Projects Agency), organismo dependiente del
Departamento de Defensa de Estados Unidos, ha desestimado por el momento la
creación y por ende, la financiación, de un mercado de futuros en que se
negocien títulos que cuantifiquen atentados terroristas.

Arguyen fuentes solventes que los mercados de futuros son, a la hora de
predecir los resultados electorales, aún mejores que las propias compañías
del ramo.

No lo tomaríamos en serio si no se tratase de un centro de investigación de
máxima confianza del Gobierno de lo Estados Unidos. Los investigadores de
DARPA fueron nada menos que los encargados por el Pentágono de responder
inmediata y contundentemente al éxito del satélite ruso Sputnik.

Años después recibió un encargo más difuso y de, aparentemente, menor
calado: conducir Internet en sus balbuceos de 1969, cuando era tan sólo un
instrumento encargado de comunicar ordenadores de departamentos de una misma
universidad y con otros centros. El alto riesgo que suponía Internet mantuvo
en secreto las investigaciones en el seno del instituto.

Precisamente, este mismo organismo parece haber recibido la tarea, según
recortes de la prensa salmón, de estudiar la creación de un mercado de
riesgos políticos y de terrorismo.

Es normal que se alarmen si se empieza a llamar mercado organizado a lo que
no existe, y no a cualquier transacción en que hay oferta y demanda. La
quiniela pasaría a ser mercado de Futuros Deportivos. Así difícilmente van
los operadores de Bolsa a quitarse tanta etiqueta despectiva.

Creíamos que habíamos visto todo y faltaba algo. Hasta ahora hablábamos de
contratos de seguros, reaseguros, mercados de derivados... En fin, todo tipo
de herramientas de cobertura de riesgo.

Pero faltaba un último mercado por ver: aquél absolutamente especulativo en
que se negocian expectativas del tipo que sean. En un futuro, si no lo
remediamos, nos van a preguntar en las Sociedades de Valores y Bolsa por la
combinación ganadora en "El mercado de La Lotería Primitiva".

La razón de ser de las opciones y futuros financieros es la gestión adecuada
de riesgos que lleva aneja toda inversión por cambio de entorno, de precios
o sencillamente, por la indisolubilidad misma del matrimonio contraído por
rentabilidad y riesgo.


¿Cómo funciona el mercado de futuros?

+Contrato de Futuros:

Contrato de cobertura de venta: ahora que faltan pocos meses para la
vendimia del 2003, si el kilo de uva garnacha de alta calidad está a 2
euros, ¿firmaría un cosechero un contrato que estipulase que en caso de que
en el momento de la venta el precio del kilo esté por debajo de ese precio
actual de 2 euros?

Yo le abono la diferencia y, en caso contrario, que el precio sea superior
es usted quien me vende al precio de este momento y no al superior, dejando
de aprovechar la subida. Muy probablemente usted lo firmaría para tener
seguridad en el precio y así poder hacer sus planes, aparte de dormir
tranquilo. Sin saberlo, al firmar usted acaba de formalizar un contrato de
futuro de cobertura de venta, sobre algo que usted necesita vender.

Contrato de cobertura de compra: Usted es un industrial que confecciona
bicicletas de montaña para entregar en la temporada de primavera. El acero y
el aluminio están constantemente fluctuando y podría comprarlo ahora para
asegurarse y almacenarlo.

Pero ello supondría dejar inmovilizado un capital importante que podría
utilizar en reparar algún aparato de aire acondicionado, o para remozar el
almacén, o afrontar unos gastos sobrevenidos por ejemplo. Otra opción sería
comprar en el mercado de futuros 'X' toneladas del metal correspondiente
contra entrega en enero.

El desembolso será el 5% del importe total de la compra, que es la garantía
habitual en estos mercados, y tendrá garantizado el precio de compra, aparte
de tener el 95% restante disponible y no inmovilizado hasta la fecha de
entrega. Sin saberlo habría formalizado un contrato de futuro de cobertura
de compra -es sobre algo que usted necesita vender-.

Las mismas coberturas las pueden realizar importadores y exportadores para
el cobro o el pago evitando así el riesgo de cambio de divisas. En este caso
el correspondiente mercado de futuros es futuros sobre divisas.

Los ejemplos han sido elegidos al azar pero el protagonismo de los contratos
de futuros sobre materias primas agrícolas y de metales fueron
cronológicamente los primeros en aparecer.

Después vinieron los futuros sobre la energía. Así se han hecho populares
las referencias del barril Brent- del mar del norte- o del West Texas como
referencias importantes desde el punto de vista macroeconómico por las
consecuencias en crecimiento e inflación del precio del crudo.

Los contratos de futuros financieros surgieron posteriormente y son en la
actualidad los más importantes por volumen. Hay tres grupos de contratos
según estén referenciados: a tipos de interés, divisas e índices bursátiles.


+Evolución de precio de contrato de futuro sobre la onza de oro. El precio
del contrato de futuro sobre la onza de oro anticipaba enormes tensiones
geopolíticas posteriores al 11 de Septiembre. Desde poco antes del dramático
atentado hasta dos meses antes de la invasión de Irak, el oro no ha hecho
más que subir. Por cierto, llama preocupantemente la atención la nueva
escalada del noble metal después de la toma de Bagdag.

+Futuros de divisas: euro, yen, dólar americano, franco suizo, peso
mejicano, dólar australiano, dólar canadiense.

Futuros Financieros: se negocia Deuda Pública en innumerables modalidades y
vencimientos. Los Futuros de activos libres de riesgo como el Bono a 30 años
son de gran utilidad para el inversor en Bolsa y para el economista en
general por la información que suministran acerca de la evolución de tipos
de interés.

+Contrato de futuro sobre Bono del Tesoro de Estados Unidos a 30 años: para
algunos observadores el contrato de futuro sobre el Bono del Tesoro a 30
años avisó en cierto modo -sólo en cierto modo- del agotamiento de la
burbuja bursátil con los retrocesos de la segunda mitad de 1999.

+Contrato de opciones: imagine que vemos una casa en la calle principal de
una ciudad a 250.000 euros, y en ese momento no disponemos de liquidez para
pagarla. La inmobiliaria nos dice que podemos pagar una señal de 15.000
euros y disponemos de dos meses para pagar el resto.

Usted acepta y con ello lo que acaba de hacer al entregar la señal es
comprar una opción de compra: el activo subyacente es la vivienda, el precio
de ejercicio es 250.000 euros, la prima es la señal y la fecha de
vencimiento los dos meses. El comprador ha adquirido una opción de compra y
la inmobiliaria ha vendido una opción de compra.

+Contratos de futuros y seguros: la naturaleza de los contratos de futuros
está asociada en origen a la reparación mediante correspondiente
indemnización del daño sufrido por una de las partes.

La realización de un siniestro, incluyendo en tal concepto una subida de
precio de una materia prima necesaria para elaborar un bien, provoca daños
en una de las partes, una disminución patrimonial evidente y en muchos casos
un lucro cesante, es decir, un beneficio que se deja de percibir por el
evento o siniestro que da lugar a la indemnización.

La ética en juego

¿Todo bien es susceptible de ser contratado? Aquí entra en juego la cuestión
que nos ocupa de contratar futuros sobre riesgos de terrorismo. Éticamente,
el elemento causal del riesgo excluye en todo momento la posibilidad de
contratar futuros sobre tales actos.

La causación tiene que ser lícita, porque la ilícita entra dentro de la
responsabilidad jurídica quedando además la posibilidad de anular los
contratos sobre este tipo de eventos en muchas ocasiones.

Del mismo modo, el contrato de futuros y el de seguros es anulable por todos
los códigos de buen gobierno, de deontología y legislación positiva
mercantil cuando haya sido producida sobre intereses ilícitos de una de las
partes.

¿Hasta que punto tendría derecho a plusvalías y en algún caso estaría libre
de responsabilidad quien tomase posición en seguros con objeto tan
repugnante como el terrorismo?

Entramos además dentro de una polémica que va poco a poco invadiendo nuestra
propia existencia. Se habla de libertad de mercado y libre concurrencia de
participantes para establecer precios y preferencias.

¿El mercado es soberano? ¿hasta qué punto tienen derecho las cadenas de
televisión a desatender su fin estatutario a favor de una mayoría que, por
lo visto, no rechaza la telebasura?

Si el mercado lo paga, ¿debe cobrar algún futbolista lo que cobra a cargo de
ingresos de televisiones que en alguna medida pagamos todos? ¿puede existir
un mercado en que se negocien eventos terroristas? Y, en caso afirmativo
¿por qué hacemos apuestas sobre la periodicidad de homicidios en una gran
ciudad española? Y a ese paso, ¿por qué no se apuesta en el mercado acerca
de las muestras de afecto de los protagonistas de un programa glamouroso?

En todo caso, resulta poco serio utilizar al mercado como herramienta para
ganar dinero so pretexto de buscar ayuda en su eficacia comprobada a la hora
de predecir crisis políticas.

Las compras y ventas en el mercado del crudo han anticipado fases de auge o
desaceleración mundiales y el de divisas se ha anticipado al futuro en
función del comportamiento del dólar. Ahora de lo que se trata es de
anticiparse a actos de violencia creando un mercado en que se negocien
opciones a tal efecto. Por favor, seriedad.

El mercado no lo es todo. O mejor, la frivolidad de quienes lo invocan para
defender intereses excluyentes no lo es todo. Si los mentores del
liberalismo hubiesen conocido la degeneración del mercado y la adulteración
de sanos principios del mismo para desembocar en un proceso irreversible de
frivolización y borreguización de la sociedad, seguramente habría ahora
muchos menos liberales y muchos más intervencionistas.

Fuente: el mundo del dinero:
http://elmundodinero.elmundo.es/mundodinero/2003/08/01/Noti20030801105025.html 


Sitio Web de la Agrupación de Profesionales y Técnic@s del Partido Comunista de Madrid - http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Mensaje a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
ENVIAR LA PAGINA A UN AMIGO SIN NECESIDAD DE USAR TU CORREO ELECTRÓNICOEnviar página |
 
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

 LA AGRUPACIÓN DE PROFESIONALES DEL PCM NO SE IDENTIFICA NECESARIAMENTE CON
TODAS LAS OPINIONES O ARTICULOS DE OTROS COLECTIVOS A LOS QUE HACEMOS
REFERENCIA, O CUYOS DOCUMENTOS O SITIOS WEB ENLAZAMOS. POR SUPUESTO, COMO
DEMOCRATAS Y DIALECTICOS CONVENCIDOS, NOS PARECE IMPRESCINDIBLE EL DEBATE Y
LA CONFRONTACION DIALECTICA, Y APOSTAMOS POR ELLO, INTENTANDO DIALOGAR CON
TODOS LOS MOVIMIENTOS Y FUERZAS SOCIALES DEL PLANETA, QUE DE UN MODO U OTRO,
BUSCAN LA LIBERACION DEL HOMBRE DEL YUGO DEL CAPITAL

Gracias por no fumar en los lugares comunes -
ACLAREMOS LAS COSAS: EL HUMO AMBIENTAL DEL TABACO TAMBIÉN MATA, COMO LA CONTAMINACIÓN PERO EN EL INTERIOR http://tobacco.who.int
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES