MOVIMIENTO ANTIGLOBALIZACIÓN

Pronunciamiento de la Coalición para la Conferencia Especial sobre Seguridad Hemisférica
Les envio la propuesta de pronunciamiento de las organizaciones de la sociedad civil que entregaremos a los jefes de delegacion y cancilleres que asistiran a la Conferencia Especial de Seguridad Hemisferica que se llevara a cabo en la Ciudad de Mexico el 27 y 28 de octubre. Por favor envienla a todos sus contactos para obtener el mayor numero de firmas posibles. Estaremos recibiendo las firmas hasta el viernes 24 en la tarde.
21 de octubre de 2003

Pronunciamiento de la Coalición para la Conferencia Especial sobre Seguridad Hemisférica
PREÁMBULO

La Coalición Internacional de ONGs de Derechos Humanos en las Américas y organizaciones firmantes, de cara a la Conferencia Especial sobre Seguridad Hemisférica en la Ciudad de México los días 27 y 28 de octubre del año 2003,

Recordando que los Estados miembros de la OEA declararon, en el marco del Compromiso de Santiago con la Democracia y la Renovación del Sistema Interamericano, "su firme compromiso político de promover y proteger los derechos humanos y la democracia representativa, como condiciones indispensables para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región"; y que esto se debe llevar a cabo "de acuerdo con los instrumentos interamericanos vigentes y a través de las agencias especiales existentes";

Recordando que los Estados miembros acordaron, durante la Tercera Cumbre de las Américas, un Plan de Acción que incluía el fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos;

Recordando a los Estados miembros Sección II de la Carta Democratica y Articulo 15 de la Convencion contra Terrorismo que garantizan el pleno respecto, defensa y promoción de los derechos humanos como elementos esenciales de la democracia representativa y en toda actividad contra el "terrorismo".

Instamos a los Estados miembros a que reafirmen su compromiso de respetar y promover los derechos humanos y la democracia, y de fortalecer el Sistema Interamericano de Derechos Humanos;

Instamos a los Estados miembros a que reconozcan formalmente la interdependencia entre seguridad hemisférica, democracia y el pleno respeto y ejercicio de los derechos humanos;

Instamos a los Estados miembros a que aseguren que todas las actividades derivadas de la Declaración sobre Seguridad Hemisférica se ajusten estrictamente al derecho internacional de derechos humanos, al derecho internacional humanitario y al derecho internacional de los refugiados;

Instamos que los Estados miembros, tomando en cuenta la trágica historia de intervenciones militares en conflictos internos en muchos países de la región, dejen expresamente limitada la respuesta militar a las amenazas tradicionales a la seguridad nacional relacionadas con la defensa externa;

Instamos a los Estados miembros que incluyen los siguientes criterios fundamentales en actividades basados en su nueva visión de Seguridad Hemisférica.

 

CRITERIOS FUNDAMENTALES

1. El concepto multidimensional de seguridad requiere respuestas de carácter multidimensional. Es esencial definir explícitamente todas las amenazas a la seguridad, nuevas y tradicionales, e identificar claramente los enfoques y mecanismos específicos que requiere cada una.


Durante el proceso de esta conferencia, la definición tradicional de seguridad nacional o territorial ha pasado a ser un concepto más global, incluyendo una amplia gama de temas que va de las catástrofes naturales, el VIH/SIDA, el delito cibernético al "terrorismo". La Declaración de Bridgetown reconoce que "las nuevas amenazas, preocupaciones y otros desafíos a la seguridad hemisférica pueden requerir una gama de enfoques diferentes". Se debe definir explícitamente todas las nuevas amenazas e identificar los enfoques y mecanismos específicos para atender cada una, con el fin de evitar una situación donde todos los problemas potenciales que puedan inscribirse en la nueva agenda sobre seguridad hemisférica se traten de la misma manera.

2. Una democracia plena y efectiva, el respeto universal de las libertades fundamentales y los derechos humanos, así como una mayor seguridad hemisférica correctamente concebida están íntimamente vinculados y se fortalecen mutuamente.


La seguridad de los Estados y de los ciudadanos esta basada en el pleno goce de los derechos humanos. La defensa y la promoción de los derechos humanos es un fin y un medio de una mayor seguridad hemisférica.


Acuerdos regionales existentes sobre seguridad identifican claramente el vínculo entre seguridad, democracia y derechos humanos. Por ejemplo, la Carta de Seguridad Europea de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa señala que "la protección y la promoción de los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales constituyen factores esenciales para la democracia, la paz, la justicia y la estabilidad en el interior de los Estados participantes" y más adelante se afirma que "el pleno respeto de los derechos humanos... además de constituir una finalidad en sí, lejos de debilitar, puede fortalecer la integridad y soberanía territorial de los Estados" (Art. 19).


El Sistema Interamericano cuenta con instrumentos fundamentales que demuestran la relación entre derechos humanos, democracia y seguridad. El artículo 7 de la Carta Democrática Interamericana declara que "la democracia es indispensable para el ejercicio efectivo de las libertades fundamentales y los derechos humanos, en su carácter universal, indivisible e interdependiente, consagrados en las respectivas constituciones de los Estados y en los instrumentos interamericanos e internacionales de derechos humanos" (Art. 7). Todas las iniciativas y declaraciones de la Organización de los Estados Americanos sobre seguridad hemisférica deben ser coherentes con lo señalado, reconociéndose la importancia de estos instrumentos para garantizar nuestra seguridad individual y colectiva.


El "Informe sobre Terrorismo y Derechos Humanos" de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es un excelente ejemplo del tipo de contribuciones que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos puede aportar a los esfuerzos de seguridad hemisférica. Si bien trata específicamente del "terrorismo", que concierne sólo a uno de los muchos aspectos de la seguridad hemisférica, identifica las normas y mecanismos relativos a los derechos humanos que son vulnerables al "terrorismo" y a las actividades antiterroristas, asegurando así que se empleen respuestas y mecanismos adecuados que respeten el derecho internacional de derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los refugiados.

3. Es esencial no definir todos los problemas que enfrenta nuestro hemisferio como problemas de seguridad.


Es necesario hacer distinciones claras entre los distintos desafios que enfrentamos como hemisferio para asegurar que no todos los problemas se identifiquen como problemas de seguridad. Por ejemplo, la extrema pobreza es una preocupación grave en la mayoría de las naciones del hemisferio. Sin embargo, incluir la pobreza como una nueva amenaza a la seguridad es extremadamente problemático. La pobreza no es el problema sino las causas que la han provocado y la ineficacia de los Estados para prevenir o remediar estas causas.

4. Debe distinguirse claramente entre los problemas de seguridad nacional o estatal y aquellos que tengan relación con la seguridad publica. No se deben emplear soluciones militares para todos los problemas de seguridad.

Es importante destacar la diferencia entre la seguridad nacional y la seguridad pública y distinguir las respuestas para cada una de ellas. Por un lado, la seguridad nacional esta relacionada con un problema de defensa externa y puede generar una respuesta militar. Por el otro, la seguridad pública o ciudadana tiene relación con la seguridad interna de cada país y serán las fuerzas policiales, entre otras agencias, las que eventualmente operen como respuesta a este problema.


Las entidades militares nacionales e internacionales, como la Junta Interamericana de Defensa, deben subordinarse a sus autoridades civiles legalmente constituidas y sólo ocuparse de cuestiones de defensa externa. Es muy preocupante que el papel de los militares se amplíe y extienda en áreas que no requieren una respuesta militar como la lucha contra el "terrorismo" o la política anti-narcóticos. En este sentido, queremos recordar a los Estados y exigir coherencia con la disposición de la Carta Democrática, reiterando que "La subordinación constitucional de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida y el respeto al estado de derecho de todas las entidades y sectores de la sociedad son igualmente fundamentales para la democracia." (Art. 4)

5. La militarización de la policía y la criminalización de la protesta social son tendencias que hay que revertir.


Estas tendencias ya se manifestaron en las Américas. Primero, como se ha demostrado recientemente en muchos países del hemisfério, la criminalización de la protesta social, identificada como una amenaza interna para la seguridad, y la respuesta militar que la acompaña, son particularmente problemáticas. Cada vez es mayor el riesgo de que esto desemboque en una mayor militarización de la policía, y la "defensa del orden público", cualquiera sea su definición, vendría a ser una cuestión militar.


La ley y el orden interno, y los problemas conexos, son responsabilidad de la policía, y los oficiales militares no deben asumir bajo ninguna circunstancia estas responsabilidades. En segundo lugar, la transferencia de las responsabilidades de los ministerios del interior o de asuntos exteriores, al ministerio de defensa, en particular en lo que se refiere a la ayuda extranjera y la asistencia y educación militar, es alarmante e inaceptable. Una división clara entre lo policial y lo militar y sus mandatos respectivos es esencial en la delimitación de un enfoque multidimensional de la seguridad hemisférica.

6. La cooperación en materia de defensa y seguridad, concebidas como áreas separadas de preocupación, tiene que ser totalmente transparente.


Es de suma importancia definir debidamente en términos de funciones, alcance y mandatos, los mecanismos de cooperación sobre coordinación de defensa, intercambio de información, asistencia extranjera bilateral y multilateral, incluyendo la asistencia militar; y crear mecanismos para asegurar la transparencia, la rendición de cuentas y el control independiente de las iniciativas de defensa y seguridad.

7. Existen otras instituciones de la OEA que deben ser incluidas y fortalecidas dentro del marco de una agenda multidimensional de seguridad hemisférica.


Además del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, existen instituciones en la OEA y a nivel regional que pueden contribuir a reducir los problemas que figuran en la agenda multidimensional sobre seguridad hemisférica. La Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto Interamericano del Niño (IIN), la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) y la Agencia Interamericana de Cooperación y Desarrollo (AICD) entre otras, son instituciones que pueden contribuir en gran medida a la reducción de la pobreza, a la prevención de enfermedades como el VIH/SIDA y a una democracia más representativa que goce de una participación más amplia de las mujeres. La propuesta de Declaración de los Estados identifica estas áreas como preocupaciones de seguridad sin asignar la respuesta y el mecanismo adecuado.

8. La participación de la sociedad civil es esencial para garantizar que las iniciativas de seguridad se lleven a cabo de manera democrática con el pleno respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de nuestra población.


La transparencia y el diálogo abierto sobre temas que nos afectan a todas es la manera más segura de afianzar la democracia y de guarantizar una mayor seguridad para todos los pueblos y países de nuestro hemisferio. Sólo mediante la consulta significativa con una serie de actores diversos, como la academia, las organizaciones no gubernamentales y otras, puede fortalecerse la democracia en el Sistema Interamericano. La participación de la sociedad civil es esencial para garantizar que las iniciativas de seguridad se lleven a cabo de manera democrática con el pleno respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de nuestros pueblos.


De particular importancia en esta materia es el respeto que en toda política de seguridad deben brindar los Estados a la legitimidad de la labor de las defensoras y los defensores de derechos humanos, de conformidad con la Resoluciones 1842 y 1920 y normas concordantes de la Asamblea General de la OEA.

RECOMENDACIONES

La Coalición de ONG de Derechos Humanos y organizaciones firmantes proponen a los Estados participantes en la Conferencia:


Que el pleno respeto de los derechos humanos sea la base de todas las iniciativas orientadas a incrementar la seguridad en las Américas;


Que se comprometen a fortalecer el sistema Interamericano de Derechos Humanos, incluyendo la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos;


Que las amenazas a la seguridad se definan explícitamente, y las respuestas e instituciones específicas para atender cada una se identifiquen claramente;


Que la defensa y la seguridad estén separadas conceptualmente e institucionalmente; esto supone que la Junta Interamericana de Defensa (JID) sea definida como un órgano no-operativo de asesoramiento técnico, únicamente en materia de defensa militar;


Que se creen mecanismos de rendición de cuentas y transparencia en las acciones militares, y que las instituciones militares estén subordinados al poder civil legalmente constituidas;


Que además de fortalecer el sistema Interamericano de Derechos Humanos, que los Estados se comprometan a fortalecer las otras instituciones de la OEA, tales como el OPS, el CIM el IIN y el AICD, y de la región para responder a las preocupaciones del hemisferio;


Que todas las actividades y discusiones relativas a la seguridad hemisférica supongan un diálogo activo con las organizaciones de la sociedad civil y la participación de las mismas, así como el respeto a la legitimidad de la labor de las defensoras y los defensores de derechos humanos.

 

FIRMAS

Amnesty International, Reino Unido.

CEJIL, USA.

Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C., Mexico.

Rights and Democracy, Canadá.

Centro Prodh,

Washington Office on Latin América, USA.

Comisión Colombiana de Juristas, Colombia.

Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos, ???

Centro de Asistencia Legal Popular, Panama.

Asociación..de Mujeres Campesinos, Indigenas y Negros.?,Colombia

Red Nacional Mujeres, Colombia.

 

 

Sitio Web de la Agrupación de Profesionales y Técnic@s del Partido Comunista de Madrid - http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Mensaje a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
ENVIAR LA PAGINA A UN AMIGO SIN NECESIDAD DE USAR TU CORREO ELECTRÓNICOEnviar página |
 
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

 LA AGRUPACIÓN DE PROFESIONALES DEL PCM NO SE IDENTIFICA NECESARIAMENTE CON
TODAS LAS OPINIONES O ARTICULOS DE OTROS COLECTIVOS A LOS QUE HACEMOS
REFERENCIA, O CUYOS DOCUMENTOS O SITIOS WEB ENLAZAMOS. POR SUPUESTO, COMO
DEMOCRATAS Y DIALECTICOS CONVENCIDOS, NOS PARECE IMPRESCINDIBLE EL DEBATE Y
LA CONFRONTACION DIALECTICA, Y APOSTAMOS POR ELLO, INTENTANDO DIALOGAR CON
TODOS LOS MOVIMIENTOS Y FUERZAS SOCIALES DEL PLANETA, QUE DE UN MODO U OTRO,
BUSCAN LA LIBERACION DEL HOMBRE DEL YUGO DEL CAPITAL

Gracias por no fumar en los lugares comunes -
ACLAREMOS LAS COSAS: EL HUMO AMBIENTAL DEL TABACO TAMBIÉN MATA, COMO LA CONTAMINACIÓN PERO EN EL INTERIOR http://tobacco.who.int
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES