CUBA SOCIALISTA 


Discurso de Fidel Castro de 1 de septiembre de 2003: Un peligro aterrador y dantesco acecha a la humanidad
La Habana. 1 de septiembre de 2003

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL PRESIDENTE FIDEL CASTRO RUZ, EN LA INAUGURACIÓN
DEL SEGMENTO DE ALTO NIVEL DEL 6º PERÍODO DE SESIONES DE LA CONFERENCIA DE
LAS PARTES DE LA CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS DE LUCHA CONTRA LA
DESERTIFICACION Y LA SEQUÍA. LA HABANA, 1º DE SEPTIEMBRE DE 2003.

Excelentísimo Sr. Hama Arba Diallo, Secretario Ejecutivo.

Excelentísimo Sr. Ibrahim Gambari, Subsecretario General de Naciones Unidas.

Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno, Vicepresidentes, Presidentes
de Parlamentos, Jefes de Delegaciones:

Distinguidos invitados:

Hace apenas 30 años la humanidad no tenía la menor conciencia de la gran
tragedia. Entonces se creía que el único peligro de extinción estaba en la
cifra colosal de armas nucleares listas para ser disparadas en cuestión de
minutos. Sin que amenazas de esa índole hayan cesado en absoluto, un peligro
adicional, aterrador y dantesco, la acecha. No vacilo en utilizar esta frase
fuerte, al parecer dramática. El verdadero drama está en la ignorancia sobre
tales riesgos en que hemos vivido durante tanto tiempo.

La totalidad de las personas que, 25 años después de finalizada en 1945 la
Segunda Guerra Mundial, tenían uso de razón y sabían leer y escribir, nunca
escucharon una sola palabra sobre la ciega marcha humana, inexorable y
acelerada, hacia la destrucción de las bases naturales de su propia vida.
Ninguna otra de las miles de generaciones que precedieron a la actual
conoció tan amargo riesgo, ni cayó sobre alguna de ellas tan enorme
responsabilidad.

Son realidades. Un fruto de la poco conocida historia del hombre, como
resultado de la evolución de la sociedad humana a lo largo de cinco o seis
mil años, cuando ésta no tenía ni podía tener una idea clara de dónde venía
y hacia dónde iba. Esta sorprendente y angustiosa realidad es ya convicción
profunda de una minoría culta y preocupada, pero creciente y pujante, de la
humanidad.

Hoy sabemos lo que ocurre. Al alcance de todos los presentes están los datos
escalofriantes y los argumentos irrebatibles, serenamente expuestos y
analizados en los encuentros que precedieron esta reunión.

Desde mi punto de vista, no hay tarea más urgente que crear una conciencia
universal, llevar el problema a la masa de miles de millones de hombres y
mujeres de todas las edades, incluidos los niños, que pueblan el planeta.
Las condiciones objetivas y los sufrimientos que padece la inmensa mayoría
de ellos crean las condiciones subjetivas para la tarea de concientización.

Todo se asocia. Analfabetismo, desempleo, pobreza, hambre, enfermedades,
falta de agua potable, de viviendas, de electricidad; desertificación,
cambio de clima, desaparición de los bosques, inundaciones, sequías, erosión
de los suelos, biodegradación, plagas y demás tragedias harto conocidas son
inseparables.

Sin educación no puede haber la necesaria y urgente concientización de la
que hablo. Una gran revolución educacional está, sin embargo, al alcance de
los pueblos del mundo. Es la idea esencial que deseo exponer.

Cuba, cuyos modestos éxitos en esta decisiva esfera nadie cuestiona, puede
asegurar que con una inversión inicial de 3 mil millones de dólares en un
breve período de tiempo, y 700 millones en cada uno de los nueve años
subsiguientes, destinados a material educativo y equipos, incluidos un
millón y medio de paneles solares para las comunidades y aldeas donde no
exista suministro eléctrico, en doce años es posible alfabetizar y conducir
hasta sexto grado a 1.500 millones de analfabetos y semianalfabetos. Un
gasto total inferior a 10 mil millones de dólares, equivalente a menos del
0,004 por ciento del Producto Interno Bruto de los países desarrollados
miembros de la OCDE, en un año.

Esto supone la instalación escalonada de 4 millones de puntos de enseñanza
dotados con medios audiovisuales que son de probada eficacia, y la
cooperación de un amplio movimiento voluntario de 8 millones de personas con
conocimientos no inferiores al sexto grado de escolaridad, que podrían
alfabetizar y a la vez formarse progresivamente como educadores de buena
calidad profesional por el mismo método.

Si se decidiera estimular a los que carezcan de empleo con la asignación de
un modesto salario mensual mientras enseñan y estudian, podrían crearse de 4
a 8 millones de empleos decorosos, que serían altamente apreciados por
millones de jóvenes del Tercer Mundo, los más afectados por el azote del
desempleo. El costo para los países donantes sería igualmente exiguo:
estimando tal salario en 100 dólares cada mes y seis millones que se
incorporen de esta forma al programa, equivaldría al 0,003 por ciento del
PIB de la OCDE, en este caso cada año.

Sumados los dos programas, el costo en los primeros cinco años sería
aproximadamente igual a lo que Estados Unidos gasta, al ritmo actual, en
sólo 15 semanas, en las fuerzas que ocupan a Iraq.

Un número casi igual de ciudadanos del mundo, y con mucho menor costo,
podría instruirse con el empleo de radios de onda media o corta, con un
precio no mayor de 15 dólares, que utilizarían pequeñas placas de celdas
fotovoltaicas adheridas al mismo. Pequeñas cartillas con material didáctico
acompañan al radio.

Tal método de alfabetización a través de la radio, desarrollado por
pedagogos cubanos, nuestro país lo ha cedido gratuitamente a varios países
que ya lo usan, y lo haría gustosamente con los que lo soliciten.

Mediante el empleo de transmisiones televisivas, nuestro país ha impartido
cursos de inglés, idioma utilizado mundialmente, a más de un millón de
ciudadanos, con un costo en divisas para el Estado de 50 mil dólares.

Con sólo el 0,01 por ciento del PIB de la OCDE, un pequeño fragmento del 0,7
por ciento tantas veces prometido y nunca cumplido -excepto aislados casos
individuales? por el conjunto de los países ricos, se podrían suministrar,
mediante paneles solares, en diez años, 30 kilowatts mensuales de
electricidad a 250 millones de familias del Tercer Mundo, que sumarían
alrededor de 1.500 millones de personas, la parte más pobre de la población
mundial, que podrían disponer cada día de varias horas de luz eléctrica y
trasmisiones recreativas, informativas y educativas, por radio o televisión,
sin gastar un solo litro de combustible fósil.

Nuestro país, bloqueado durante más de cuatro décadas, al derrumbarse el
campo socialista y verse obligado a enfrentar una situación sumamente
difícil, pudo producir y está produciendo, en espacios disponibles dentro de
las ciudades, más de 3 millones de toneladas de vegetales al año en cultivos
organopónicos, con empleo de pajas y desechos agrícolas, utilizando riego
por goteo o microjet, un gasto mínimo de agua, dando empleo adicionalmente a
casi 300 mil ciudadanos y sin emitir un kilogramo de dióxido de carbono a la
atmósfera.

Puedo informarles que dentro de una semana, la totalidad de los 505 mil
adolescentes cubanos de secundaria básica -séptimo, octavo y noveno grados-
comenzarán el curso escolar con los nuevos métodos educativos que hemos
creado, triplicarán los conocimientos que recibían normalmente y dispondrán
de un profesor por cada 15 alumnos.

Ruego me excusen por citar ejemplos demostrativos de que es posible todavía,
pese a inmensos obstáculos, hacer mucho para que el medio ambiente se
preserve y la humanidad sobreviva.

Todo cuanto he dicho es incompatible con el atroz sistema económico impuesto
al mundo, la despiadada globalización neoliberal, las imposiciones y
condicionamientos con que el FMI sacrifica la salud, la educación y la
seguridad social de miles de millones de personas; la forma cruel en que,
mediante la libre compraventa de divisas entre las monedas fuertes y las
débiles monedas del Tercer Mundo, le arrebatan a éste fabulosas sumas cada
año. En síntesis, es incompatible con la política de la OMC, al parecer
diseñada para que los países ricos puedan invadir al mundo con sus
mercancías sin restricción alguna, y liquidar el desarrollo industrial y
agrícola de los países pobres, sin más futuro que suministrar materias
primas y mano de obra barata; con el ALCA y otros Acuerdos de Libre Comercio
entre los tiburones y las sardinas; con la monstruosa deuda externa, que en
ocasiones consume hasta el 50 por ciento de los presupuestos nacionales,
absolutamente impagable en las actuales circunstancias; con el robo de
cerebros, el monopolio casi total de la propiedad intelectual y el uso
abusivo y desproporcionado de los recursos naturales y energéticos del
planeta.

La lista de injusticias sería interminable. El abismo se profundiza, el
saqueo es mayor.

Bajo los designios y la ideología de un orden económico diabólico y caótico,
las sociedades de consumo en cinco o seis décadas más habrán agotado las
reservas probadas y probables de combustibles fósiles y habrán consumido en
sólo 150 años lo que el planeta tardó 300 millones de años en crear.

No existe siquiera una idea coherente y clara sobre la energía que moverá
los miles de millones de vehículos motorizados que inundan ciudades y
carreteras de los países ricos, e incluso de muchos del Tercer Mundo. Es la
expresión cabal de un modo de vida y de consumo absolutamente irracional,
que no podrá servir jamás como modelo a los 10 mil millones de personas que
se supone habitarán el planeta cuando la era fatal del petróleo haya
concluido.

Tal orden económico y tales modelos de consumo son incompatibles con los
recursos esenciales limitados y no renovables del planeta y con las leyes
que rigen la naturaleza y la vida. Chocan también con los más elementales
principios éticos, la cultura y los valores morales creados por el hombre.

Continuemos sin desaliento ni vacilación nuestra lucha, profundamente
convencidos de que si la sociedad humana ha cometido colosales errores y aún
los sigue cometiendo, el ser humano es capaz de concebir las más nobles
ideas, albergar los más generosos sentimientos y, superando los poderosos
instintos que la naturaleza le impuso, es capaz de dar la vida por lo que
siente y lo que piensa. Así lo ha demostrado muchas veces a lo largo de la
historia.

¡Cultivemos esas excepcionales cualidades y no habrá obstáculo que no pueda
ser vencido, y nada que no pueda ser cambiado!

Muchas gracias (Ovación).


Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  -  Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro -  Convocatorias  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  Formación -  Fotografía -  HUELGA GENERAL   - LegislaciónLiteratura  - México   Mundo Insurgente -  No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid
Volver a la página de inicio

Novedades


Sitio web de la Agrupación de Profesionales del Partido Comunista de Madrid  - http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..Impreso en papel reciclado y reciclable