CUBA SOCIALISTA 

LA METAMORFOSIS DE LA POLITICA FRANCESA HACIA CUBA A FAVOR DE LAS POSICIONES CONTRARREVOLUCIONARIAS DE LA UNION EUROPEA.

Percy Francisco Alvarado Godoy. percyag@cimex.com.cu 
Escritor guatemalteco.

15 de julio del 2003.

Si uno visita el sitio (www.ambafrance-cu.org), de la Embajada francesa en la Habana, se encuentra de inmediato con un mensaje del embajador M. Jean Levy en el que expresa su beneplácito por el estado actual de las relaciones entre Francia y Cuba. "Las relaciones actuales entre Cuba y Francia son excelentes, tanto en el plano económico, como en el científico, en el cultural o en el artístico", manifiesta el diplomático.

Más adelante dice: "De esta manera, Cuba se ha convertido, en el transcurso de los últimos diez años, en un importante socio económico y comercial de Francia. Los intercambios bilaterales progresan regularmente y de manera satisfactoria".

Teniendo en cuenta estas manifestaciones de monsieur Levy, uno podría pensar que ambas naciones desarrollan unas relaciones bilaterales dinámicas, creativas y solidarias. Sin embargo, en los últimos meses se ha producido un cambio drástico en las posiciones francesas hacia la Isla, cuya causa es, inobjetablemente, el secuestro de la política cubana de la cancillería francesa por parte de las posiciones ultraconservadoras que hoy priman dentro de la Unión Europea. La campaña anticubana, instrumentada dentro de la UE por Aznar y Berlusconi, ha hecho mella en los principios sostenidos durante largo tiempo por los gobernantes franceses. Hoy, asumiendo un papel similar al de los colaboracionistas de Vichy, favorecen a las posiciones internacionales del nuevo Cuarto Reich, el imperialismo norteamericano en sus ataques permanentes contra la revolución Cubana.

El proceso de metamorfosis de la política francesa contra la Isla tuvo su colofón en el día de ayer cuando, en ocasión de las festividades por un nuevo aniversario de la Revolución Francesa, invitó a un numeroso grupo de miembros de la autotitulada disidencia a una recepción en su sede diplomática en la Habana, cumpliendo así con una de las medidas implementadas por la Unión Europea en el pasado 5 de junio del 2003.
El señor Levy, presto a cumplimentar su nuevo papel de edecán del colaboracionismo contrarrevolucionario, recibió a varios sonrientes quintacolumnistas, entre los que se encontraban Vladimiro Roca, Elizardo Sánchez Santacruz y René Gómez. Allí, bajo la influencia de exquisitos vinos franceses, los mercenarios de Cason se sintieron honrados por la deferencia francesa y brindaron por un retorno de la "democracia" en Cuba. De esta forma se coronaba una campaña que tuvo sus inicios hace algunos meses y en la cual se fueron endureciendo las posiciones francesas contra Cuba, pasando de una serie de lamentaciones por una supuesta violación de los derechos humanos en la Isla hasta una complicidad abierta con la contrarrevolución. Fue, digámoslo sin tapujos, una afrenta a los permanentes lazos de amistad mantenidos durante largo tiempo entre estas dos naciones.

El secuestro de la política francesa hacia Cuba por parte de la Unión Europea.

Cuando las presiones ejercidas por Aznar dentro de la UE, desembocaron en una Declaración contra Cuba, formulada por esta organización el 5 de junio pasado, los gobernantes franceses aflojaron sus posiciones con respecto a la indolencia con la que campeaban los Estados Unidos en el mundo ¾entiéndase agresiones a Afganistán e Irak, así como amenazas a otras naciones¾ y se distrajeron sospechosamente de la contienda diplomática, enfocando sus acciones en la misma dirección de los ataques anticubanos. Se asociaron abiertamente con las amenazadoras orientaciones ideológicas del furhercito y de Berlusconi.

Si se examinan las declaraciones formuladas por voceros de la Cancillería francesa durante los últimos meses, recogidas en el sitio oficial de la misma (www.diplomatie.fr), se puede entender el proceso de cambio paulatino en sus posiciones, así como su creciente convergencia hacia posiciones cada vez más agresivas:

· Declaración del Portavoz del Ministerio de Asuntos Extranjeros (Paris, 15 de abril del 2003)

"Les recuerdo que los Ministros de Asuntos Exteriores de los Quince, reunidos ayer en Luxemburgo, condenaron las recientes acciones de las autoridades cubanas, en particular, las ejecuciones, los arrestos de disidentes, los procesos desiguales y las sentencias excesivas que fueron impuestas, y lanzaron un llamamiento para que se libere inmediatamente a todos los prisioneros políticos. El Consejo de Asuntos Generales precisó que permanecería muy atento a la evolución de la situación en aquel país".

Nótese que en esta declaración la Cancillería se limita a comentar la posición de toda la UE, sin formular un punto de vista particular de la parte francesa. Llama también la atención que se condenan las ejecuciones de tres secuestradores cuyas víctimas fueron también ciudadanas francesas, cuyas vidas corrieron serio peligro.

· Declaración de una Portavoz Adjunta del Ministerio de Asuntos Extranjeros de Francia (Paris, 23 de abril del 2003).

"El tema de una reducción de los contactos con Cuba no se mencionó en el seno de la Unión Europea"

"En lo que a nosotros respecta, por supuesto estamos aprovechando todo contacto con las autoridades cubanas para informarles de nuestras grandes preocupaciones en lo que respecta a la situación de los Derechos Humanos en aquel país".

Como puede apreciarse, esta declaración incorpora dos nuevos elementos a la posición francesa: en primer lugar, empieza a reconocer una posición individual dentro del contexto de la UE y, en segundo lugar, muestra su "preocupación" por una aparente violación de los derechos humanos en la Isla. Estos cambios evidencia cómo Francia no se distancia de las posiciones de la UE, por el contrario, se suma a ellas y esgrime los mismos argumentos de los protagonistas españoles de los ataques ideológicos contra Cuba.

· Declaración del Portavoz del Ministerio de Asuntos Extranjeros (Paris, 30 de abril del 2003).

"La situación en Cuba, como ustedes saben, nos preocupa mucho (…)".

Ahora la "preocupación francesa" es mucha. Y, según el portavoz llega a expresar reprobación de la opinión pública, una de cuyas muestras son las minúsculas manifestaciones frente a embajada cubana en Francia. Al respecto, cabe destacar que grupos anticubanos ¾nunca mas de una treintena de personas¾ se concentran frente a la sede diplomática cubana, situada en la Rue de Presles, en el bello y lujoso distrito XV de Paris, una vez a la semana, para proferir agresiones verbales contra la Revolución. A los furibundos e impotentes manifestantes, se han sumado las voces de algunos diputados liberales como Alain Madellin y ex ministros como el centrista Jean-Francois Deniau y el socialista Laurent Fabius.

Las ocasionales manifestaciones auspiciadas por el grupúsculo anticubano "Asociación Europea Cuba Libre" (AECL) ha recibido la respuesta de amigos solidarios de Cuba, quienes portando pancartas con la figura del Che Guevara les ripostan su alharaca con consignas como ¡Cuba Sí! ¡Yanquis No!.

No cabe duda, pues, que estos intentos por desvirtuar la realidad cubana, protagonizados por la AECL, Reporteros Sin Fronteras y por un reducido comité autotitulado "Por la libertad y la democracia en Cuba", enfrentan serios problemas por alcanzar protagonismo entre el pueblo francés. Sus protestas y manifestaciones no alcanzan a igualar un 1 % de los convocados en las marchas a favor de la Revolución Cubana. Eso lo saben muy bien ellos, a pesar de lo cual no cesan sus constantes provocaciones contra la sede diplomática y otras representaciones cubanas en Paris.

· Declaración de una Portavoz Adjunta del Ministerio de Asuntos Extranjeros (Paris, 17 de junio del 2003).

Al ser interrogada sobre la posibilidad de que Francia invite a disidentes cubanos a su sede diplomática en la Habana, durante la celebración del 14 de Julio, dijo: " (…) Así es, Francia aplicará la decisión de la Unión Europea, eso es obvio".

Al comunicar esta decisión, Francia dejó atrás su reprobación pasiva sobre una supuesta violación de derechos humanos en la Isla y pasó al ataque y a las amenazas. Tres días después, el 20 de junio, el vocero Francois Rivasseau manifestó que Francia revisaría "su cooperación bilateral" con Cuba. Igualmente, el funcionario galo se apresuró a amenazar al gobierno cubano con reducir dicha cooperación, cuyo monto oscila en cerca de 3 millones de dólares, a niveles mínimos.

· Declaración del Portavoz del Ministerio de Asuntos Extranjeros (Paris, 24 de junio del 2003).

"Francia deplora que la Corte Suprema de Cuba haya confirmado la condena de decenas de disidentes (…)".

"Francia expresa de nueva cuenta su solidaridad con todos aquellos que realizan un combate valeroso por la libertad de conciencia y por la libertad de expresión, y llama a las autoridades cubanas (…) para que liberen rápidamente a todas las personas encarceladas".

Luego de significar que la intención de revisar la cooperación con Cuba es un gesto unilateral, "una decisión de Francia", el portavoz afirmó que Paris mantendrá esa decisión.

El hecho de que Francia se adelante peligrosamente a la Unión Europea con respecto a la reducción de los vínculos de cooperación con Cuba, decisión sólo igualada por Berlusconi, la coloca dentro de la lucha de las capitales europeas, ya encabezada por el Eje Madrid - Roma - Praga, por congraciarse con el imperialismo yanqui en sus pretensiones contra la Isla. Ese execrable protagonismo a favor del Imperio, pone también al gobierno de Chirac en una situación comprometedora ante el pueblo francés y ante la opinión pública internacional.

· Declaración del Portavoz del Ministerio de Asuntos Extranjeros (Paris, 1 de julio del 2003).

"En efecto, es cierto que el Ministro recibió ayer por la tarde al Secretario General de RSF, señor Ménard, y que la conversación giró en gran parte en torno a Cuba. El Ministro confirmó que estábamos reevaluando nuestra cooperación con Cuba, con la doble preocupación, por una parte, de reducir, de deshacernos del aspecto de la cooperación institucional y, al contrario, privilegiar y salvaguardar todos los proyectos de cooperación que benefician a las personas."

Como puede apreciarse, esta declaración deja en claro dos cuestiones esenciales en torno al giro de la política francesa hacia Cuba:

· La reducción de la cooperación con el gobierno cubano se reducirá a cero, mientras que desarrollarán programas de beneficio a particulares. ¿No será, acaso, que Francia tiene ya preparado programas de financiamiento para la contrarrevolución interna en Cuba? ¿No habrán aceptado los diplomáticos franceses en la Habana el papel como sucursales de la SINA? No nos extrañaría dada la orientación mantenida por el gobierno galo.
· La asociación ¾y formal apoyo¾ con el señor Robert Ménard, jefe de la provocadora Reporteros sin Fronteras, por parte de monsieur Dominique de Villepin, Ministro de Asuntos Extranjeros de Francia, evidencia aún más la participación del gobierno de ese país en las campañas contra Cuba. Relacionarse con provocadores expulsados deshonrosamente de Ginebra, capaces de usar para fines inescrupulosos la imagen del Che, así como incapaces de levantar la voz ante los innegables crímenes de EE UU contra periodistas, es un delito ético y moral que mancha a los señores del Quai d´Orsay.

La posición francesa atenta, primero que todo, contra la cultura universal y contra el acercamiento entre nuestros dos pueblos. La participación de Francia en la Feria Internacional del Libro de la Habana, en el Festival Anual de Cine Francés, en los Concursos de la Canción Francesa y en otros importantes eventos, hoy está en peligro. No es de extrañar que, cuando las fuerzas norteamericanas destruyeron importantes tesoros culturales en Irak, patrimonios legítimos de la humanidad, sus aliados de hoy atenten también, de forma impúdica, contra la cultura. Si Víctor Hugo, Balzac, Mellarmé, Lautrec, Degas y otros genios de las artes francesas conocieran de lo que sucede hoy, de seguro se avergonzarían.

Cuba, por su parte, amiga fraterna de la cultura y de los genuinos valores universales de los franceses, celebró la Fiesta Nacional de Francia haciendo, como titula Granma, "un tributo al espíritu verdadero del pueblo francés".

Como señaló acertadamente durante la ocasión el genial Leo Brouwer, a quien me atrevo a citar para concluir este artículo, "lo mejor de la Francia que amamos y de la que somos deudores pondrá las cosas en su sitio".


Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  -  Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro -  Convocatorias  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  Formación -  Fotografía -  HUELGA GENERAL   - LegislaciónLiteratura  - México   Mundo Insurgente -  No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid
Volver a la página de inicio

Novedades


Sitio web de la Agrupación de Profesionales del Partido Comunista de Madrid  - http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..Impreso en papel reciclado y reciclable